Reggio’s Weblog

La igualdad en las encuestas fuerza a los candidatos a debatir en televisión, de Julia Pérez en El Confidencial

Posted in Medios, Política by reggio on 15 febrero, 2008

Las elecciones se decidirán en los dos debates de televisión. Es la convicción de los equipos de campaña de PSOE y PP. Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero han aceptado el duelo bajo los focos, obligados por el escaso margen de voto que les otorga en las encuestas. La diferencia entre ambos ronda los dos puntos, con los socialistas siempre por delante, según los diversos sondeos que manejan estos partidos. Sin embargo, el último entregado por el sociólogo Pedro Arriola al estado mayor popular augura una distancia de tan sólo 0,7 puntos, según ha podido saber El Confidencial.“Tenemos todo que ganar”, sentenciaban estos días en el PP, aunque insistían en mantener el pulso a los socialistas. Ambos estaban de acuerdo en ceder una señal abierta a las televisiones que quisieran retransmitir los debates en directo, en los tiempos de las intervenciones y hasta en los temas a tratar, pero no se ponían de acuerdo sobre el lugar donde celebrar los dos encuentros. Ayer hubo fumata blanca del PP: habrá debates los dos lunes de la campaña electoral, el 25 de febrero y el 3 de marzo.

“¿Qué partido cree usted que no quiere el debate en televisión?”. Esta sencilla pregunta de una asociación de televisiones privadas resolvió el pulso. El 55% de los encuestados sostenía que el responsable era el PP, mientras que sólo el 20% creía que era el PSOE, según fuentes conocedoras de este estudio. La consulta llegó a manos del equipo de campaña popular, que se convenció de que no podía mantener la disputa, so pena de perder votos. Y al final, aceptó la invitación de celebrar los dos ‘cara a cara’ en la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión, presidida por Manuel Campo Vidal.

“Una diferencia de tres a uno era insostenible. Si rechazas el debate, disminuye la credibilidad sobre la validez de tus propuestas y mina la confianza del electorado”, destaca un experto electoral. El PP intentó ganar tiempo durante estos 65 días de pulso, mientras remontaba semana a semana en las encuestas, con la confianza de poder eludir la contienda televisiva si recortaba suficiente distancia al PSOE. Pero, al final, aceptó la cara o cruz.

Rajoy y Zapatero se juegan el todo por el todo. Las encuestas hablan de una distancia entre las dos candidaturas en torno al 2%. Una diferencia muy estrecha que, traducida a escaños del Congreso, supondría un empate casi absoluto entre socialistas y populares. En torno a 155 y 156 diputados para cada uno, calculan en el primer partido de la oposición. Hay en juego 16 escaños, que en su mayoría se disputan ambas formaciones políticas.

El responsable de campaña del PP, Pío García Escudero, argumentó su aceptación en que querían desarbolar la estrategia del PSOE, centrada en fomentar la división entre izquierda y derecha para evitar la abstención el próximo 9 de marzo. Los populares andan exultantes: la campaña de Zapatero quedó el lunes al descubierto por un micrófono indiscreto, cuando el presidente confesó a Iñaki Gabilondo que las encuestas iban “bien” pero le conviene aumentar la “tensión” y piensa “dramatizar un poco” a partir del próximo fin de semana… “Pillao con el carrito del helao”, en expresión castiza de Esperanza Aguirre.

La madre de todas las encuestas

¿Qué manejaba Zapatero que no tienen los demás para hablar con esa seguridad? La madre de todas las encuestas. La cocina de la macroescueta del Centro de Investigaciones Sociológicas, que el Gobierno entregará hoy en el Congreso a la una del mediodía. Siempre se elabora al inicio de una campaña de elecciones generales. Se trata de un barómetro realizado entre 20.000 españoles, a los que se pregunta sobre sus intenciones de voto por medio de entrevistas personales. Ningún partido ni empresa demoscópica tiene medios para alcanzar esta magnitud. Y en el PP se malician que el presidente ya conocía los resultados brutos del estudio cuando habló con Gabilondo.

Ignacio Varela, José Luis Zárraga y Julián Santamaría, los sociólogos que asesoran al presidente, llevan varios días insistiendo en que el PSOE ganará con esa mayoría suficiente que él reclama. El PP tiene un voto muy fiel, mientras que el del PSOE es más volátil: para ganar necesita aumentar la participación hasta al menos el 70%, cuando las encuestas auguran ahora un 65%. Y, a más bronca, a más polaridad entre izquierda y derecha, más posibilidades de desperezar a la izquierda descontenta para que acuda a votar. Lo dijo bien claro el socialista José María Barreda: “Si os quedáis en casa, éstos volverán”.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: